Evita lo malo y usa lo bueno.

Todo mal hábito producirá un mal estado de salud tarde o temprano“ (Consejos sobre alimentación /p.44).

Si tienes algún problema con el alcohol, tabaco, café, alto consumo de comida industrializada, exceso de azúcar o sal; sexo compulsivo o pornografía, exceso de trabajo, juegos de azar, exceso de internet o TV. Busca ayuda para desarrollar hábitos que te beneficien. Practicar ejercicio diario será de gran ayuda en momentos de abstinencia.



Solicitalo