El aire puro es imprescindible para la vida. La buena oxigenación mejora el funcionamiento de tu cuerpo y evita la degeneración de las células y su muerte prematura.

Abre las ventanas de tu casa o trabajo para que ingrese aire fresco.

Realiza 30 respiraciones profundas todas las mañanas al aire libre.

Mantén una buena postura (espalda recta) ya que mejora la entrada del oxígeno.

Evita ropa apretada; provoca una entrada de aire insuficiente a tu cuerpo.

Evita fumar ya que aumenta el riesgo de contraer influenza y coronavirus.

Si tienes congestión respiratoria puedes hacer vaporización con romero y eucalipto o bien nebulizaciones con solución salina.



Solicitalo