Tomar agua es muy importante para mantener el cuerpo y el sistema inmune en buen funcionamiento.

La deshidratación incrementa el riesgo de infecciones respiratorias, urinarias e intestinales ya que disminuye la acción de los anticuerpos en el organismo.

Ten siempre cerca un vaso o botella con agua.
Toma de 8 a 12 vasos de agua al día (no con la comida).
Toma 2 vasos antes del desayuno,
2 durante la mañana,
3 en la tarde y
1 antes de acostarte.



Solicítalo